Cuidado de la piel en pleno invierno

Febrero 2020. Estamos de lleno en el clima frío del invierno, notando sus efectos sobre nuestra piel. Queda ya menos para despedirnos de él, pero hasta que no se vaya, necesitamos mimar y cuidar nuestra piel… ¿Cómo? A continuación, ¡te contamos lo que el frío puede hacer a tu piel y lo que tú puedes hacer para combatirlo!

Problemas de la piel en invierno
En muchos casos, las bajas temperaturas pueden eliminar la barrera protectora natural de la piel favoreciendo la deshidratación y con ello entren amenazas irritantes provocando así una mayor sensibilidad.
Con un clima más frío, cae la humedad atmosférica y aumenta el ambiente seco. La falta de humedad del invierno puede ser el responsable de la sensación de picor que experimentamos durante estos meses.
Otro problema asociado con el invierno, aunque no suele dársele mucha importancia, es el de los rayos solares. No solo es necesario protegernos durante el verano, cuando el sol brilla más intensamente; hacerlo también durante el invierno es fundamental.

¿Qué podemos hacer para aliviar estos síntomas?

1. Hidratar bien
En EstetikEls estas dos palabras las repetimos cada día a nuestrxs clientes. El frío es uno de los principales responsables de la deshidratación, seguido del aire y el exceso de las calefacciones dentro de las casas. Cada zona demanda un tipo de hidratación distinta. Por ejemplo, para la cara es recomendable que la crema hidratante lleve siempre un factor de protección para el sol (sí, también en invierno).
En el caso del resto del cuerpo, la hidratación es fundamental sobre todo en zonas como las piernas y los pies, y por su mayor exposición al frío, las manos y los labios son especialmente sensibles, de ahí que deban mantenerse bien hidratados.

2. Evitar baños y duchas muy calientes
Aunque no hay nada mejor que una ducha de agua caliente en un día frío, esta práctica es en realidad uno de los principales enemigos para nuestra piel. Demasiada agua caliente provoca una mayor evaporación de la hidratación de la piel.
Es preferible, en cambio, usar agua tibia en lugar de agua muy caliente, limitar el tiempo de cinco a diez minutos y secar suavemente con una toalla, con pequeños golpecitos, sin frotar fuerte para evitar dañar la piel.

3. Protección contra el sol
Es evidente que durante el invierno no estamos tan expuestos a los rayos solares porque nos cubrimos con ropa. Pero hay algunas zonas, como la cara y el cuello, que permanecen expuestos todo el año. Es importante, además de usar gafas de sol para protegernos los ojos, aplicar un protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar de 15 o más, cada día, en toda la piel expuesta.

4. Usar productos suaves y sin perfume
Algunos productos para el cuidado de la piel son muy fuertes si se sufre sequedad y sensibilidad. Para evitar empeorar estos síntomas, la Academia Americana de Dermatología (AEDV) aconseja no usar productos que contengan alcohol o fragancias. Evitarlos ayudará a la piel a retener sus aceites naturales.

5. Humidificar
El calor que mantiene caliente el hogar también es muy seco y, debido a que las ventanas están casi siempre cerradas, queda atrapado dentro. Usar un humidificador agrega humedad al aire, por lo que nos ayuda a combatir la piel seca del invierno.

No olvidéis que…
Para aquellos de vosotros que necesitéis un impulso extra de hidratación, en EstetikEls ofrecemos más de 10 tratamientos faciales y corporales diferentes, pensados para satisfacer las necesidades de cada piel, aprovechad este Febrero y pedid cita para darle a vuestra piel esta hidratación y mimos que tanto necesita!


Leave a Reply